Rosmari

El último café contado (Café Saavedra) refirió a los bares próximos a las estaciones ferroviarias. Almagro es un barrio atravesado por el ferrocarril, sin embargo las vías circulan varios metros por debajo del nivel de la calle. Los cafés entonces duplican sus secretos porque al misterio del adiós que siembra el tren se le suma la magia de los puentes que remiten a ciudades milenarias de otros continentes. En la esquina de Lezica y Rawson se da esta combinación (poco común en una Buenos Aires plana con pocos desniveles). El resultado es Rosmari, un sitio que de haberlo conocido Jorge Luis Borges lo hubiese tomado como esquina rosada para un cuento de cuchilleros, o parador durante sus caminatas cuando avanzando desde el norte se adentraba en el sur de la ciudad. Nadie ignora que el Sur empieza del otro lado de Rivadavia. Dahlmann solía repetir que ello no es una convención y que quien atraviesa esa calle entra en un mundo más antiguo y más firme, “El sur” (1956).

20141111_103240

Bar Rosmari, Almagro – Ph: Café contado

Rosmari parece un parador de ruta en plena urbe de cemento. Es un sitio simple, sencillo, con parroquianos laburantes de la construcción, oficios, taxistas. Abre de lunes a viernes de 9 a 23 h (sáb. hasta el mediodía). El menú es de bodegón porteño. En verdad, el hit de Rosmari (que no se avisa porque los que saben, saben) son las rabas a la provenzal.

20141111_103116

Bar Rosmari, Almagro – Ph: Café contado

El nombre Rosmari responde a la hija de un viejo empleado del lugar. Un pena. Me gustaba muchísimo más pensar que homenajeaba a la canción del (por entonces) adolescente Litto Nebbia. El boliche es poco conocido porque sus coordenadas no son dos vías muy transitadas. Pero, vamos, que está en pleno Almagro y todos pasamos alguna vez cerca como para tomarse un aperitivo en la barra mientras se participa de la charla general entre los del lugar.

20141111_103411

Bar Rosmari, Almagro – Ph: Café contado

Rosmari tiene piso de mosaico calcáreo, ventanas guillotina, más muchas otras modificaciones modernas. Lo valioso del lugar son sus incontables imperfecciones que lo naturalizan y tornan un espacio humano. Desde su mobiliario hasta el arte ecléctico que cuelga en sus paredes internas o sobre la calle.

20141111_103559

Bar Rosmari, Almagro – Ph: Café contado

Rosmari bien vale una misa porteña. El febril ritmo cotidiano se vera alterado para bien las horas que pasen en su interior. Una esquina borgeana, a las Puertas del Sur y cuyo nombre remite a Nebbia (y sí, no puedo dejar de postearlo). Sin igual.

Anuncios

6 pensamientos en “Rosmari

  1. Hola Cafe Contado! una pregunta..el bar Rosmeri no es conocido como Bar el Puente?
    No sabes de que epoca data? si tenes información te lo agradecería! trabajo en un proyecto
    Saludos!!!

    • Hola Victoria. Es probable que el Rosmari sea El Puente porque está a sus pies. La fecha no la tengo, vas a tener que darte una vuelta y pedí el teléfono del dueño porque los empleados no manejan mucha data. Saludos!!!

  2. Voy a comer muy seguido y el nombre es “EL PUENTE”,y aparte de las rabas no se puede dejar de probar el puré de papas igual al que hacían las abuelas, y si lo acompañas con una bondiola a la parrilla ni te cuento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s