La Giraldita

20130525_162926

La visita a Montevideo no puede obviar La Giraldita. Queda en la esquina de José Benito Lamas y Enrique Muñoz, Pocitos. Funcionó durante décadas como almacén-bar. Hoy, al igual que otros ejemplos de Buenos Aires como el Bar de Cao o el Miramar (ambos de San Cristóbal), mutaron su oferta hacia una propuesta gastronómica. Afortunadamente, al igual que éstos, lo que no se modificó es el ambiente almacenero acogedor que da ganas de pasar horas en su interior esperando la anécdota que le de sentido a la vida.

20130525_162703

La Giraldita abrió a principio de los ‘900 y es de suponer, por esos años y alejada del Centro, que habrá oficiado como pulpería de pueblo del interior. El espíritu lo sostiene. Tampoco hay que desestimarlo como lugar para tomarse un café. Que nadie le andará exigiendo cuentas si Ud. es un cafetero de principios. Eso sí, si en su ronda cae por Pocitos al mediodía o la noche, este lugar es inigualable.

20130525_160258

Lo recomiendo, programe en su visita a Montevideo una “parada táctica” en La Giraldita. Contrasta por oposición al entorno del pujante barrio. Es un remanso de campaña que lo relajará.

20130525_160037

Pueden hacerse amigos de La Giraldita en:

https://www.facebook.com/lagiralditapocitos

Montevideo Sur

20130525_113816

De los bares y cafés orientales, Montevideo Sur es de visita obligada y prioritaria. Ya desde su nombre destila misterio: “Montevideo” por todo el imaginario que provoca en la cabeza de un porteño, y “Sur” por asociación directa con un cuento de cuchilleros de Jorge Luis Borges. Y es exactamente así. Porque Montevideo Sur podría haber sido un bar/almacén de Adrogué (Prov. de Buenos Aires) o del arrabal del Palermo que conoció Borges en su juventud. Para mejor, está intacto. Situado en la esquina de Paraguay y Maldonado, su entorno, barrio Sur, lo envuelve de magia. Entrar en él es vivir el protagonismo de un cuento.

20130525_114141

Lola, su simpática dueña, lo atiende desde 1956 cuando llegó de La Coruña. Sirve el café en vasos. Como corresponde, Y sin que nadie, especialmente, se lo pida. Los parroquianos forman parte del inventario. Frecuentan el café desde hace años generando una dinámica amigable e integradora. Aunque la sea, nunca es la primera vez que se visita el Montevideo Sur. Para los amantes del café es como retornar al hogar paterno.

20130525_113829

De tan auténtico, se la ha utilizado de escenario en varias producciones audiovisuales. La última pertenece a la cerveza Patricia, célebre en el Uruguay, que recreó con algunas modificaciones, el culto a la amistad entre los jóvenes.

 

20130525_113703

Durante años fue frecuentado por periodistas y fotógrafos del los diarios La Mañana y El Diario. Hoy los “requeridos” (como los llama sonriendo Lola a los buscados por la ley) y los agentes de la policía (la seccional está enfrente) “brindan” en un mismo espacio “neutral”. Por prudencia, no fueron fotografiados.

IMG_3710

Como pocos ejemplos a ambas orillas del Río de la Plata, visitar el Montevideo Sur es una obligación espiritual. Como entrar a uno de los grandes museos de occidente, pero este queda acá nomás, cerquita y sirve de espejo donde reflejarnos.

 

“Soy hijo de los cafés”, Eduardo Galeano

café brasilero montevideo

“Soy hijo de los cafés. Todo lo que sé se lo debo a ellos. Sobre todo el arte de narrar. Lo aprendí escuchando, en las mesas de los bares, a aquellos maravillosos narradores orales cuyos nombres ignoro, que contaban mentiras prodigiosas y las contaban de tan bella manera que todo lo que contaban volvía a ocurrir cada vez que ellos lo narraban.”

Eduardo Galeano cuenta a la revista del diario La Nación su entrañable vínculo con los cafés.

http://www.lanacion.com.ar/1583163-el-poeta-inagotable