Los Dos Chinos

Confiteria-Chinos_CLAIMA20160426_0174_17

Los Dos Chinos, Callao 1025 – Recoleta (Foto Diario Clarín)

“…como tantas empresas tradicionales, un día la confitería Los Dos Chinos desapareció. Sólo quedaron los recuerdos de sus sabores y de las anécdotas asociadas a ellos. Ahora la marca volvió, con nuevo local y una carta aggiornada por Narda Lepes”, cuenta Adriana Santagati en Clarín.

Los Dos Chinos, otra tradicional confitería de Buenos Aires (data de 1862) recuperó su esplendor.

Lee la nota completa Con un look moderno, relanzaron una histórica confitería.

 

Anuncios

Cafés de Novela/7

la biela interior2

La Biela, Quintana y Ortíz, Recoleta

“Buscó un mozo con la vista, hizo una seña. El mozo pasó de largo. Kaplan vio cómo ella pagaba, cómo metía el libro en la cartera, cómo se ponía un impermeable claro, cómo salía de la Biela. Y sin pensar, enganchado a una suerte de inercia o de resignación, dejó plata en la mesa y la siguió a la calle.”

El guardián de La Residencia, Vlady Kociancich (1998) 

 

Apuntes sobre la narrativa actual: de Piglia-Saer a Kociancich-Martínez, http://www.tribunadigital.com.ar: http://www.tribunadigital.com.ar/es/v2/v3/?page=Libro_Virtual&libro=29

Florencio, una visita a París sin salir de Buenos Aires

Si sos de los que adhiere a la teoría que Buenos Aires es la París de Sudamérica, en Florencio encontrás un serio argumento. Uno de sus accesos es la escalera que da a la calle Luis Agote, pegada a la Embajada del Reino Unido.

SONY DSC

Florencio es un pequeño y encantador café patisserie que queda en Francisco de Vittoria 2363, Recoleta. El sitio es muy, pero muy pequeño. Dispone de once sillas en su interior más dos a la calle. Capacidad total trece personas. Exclusivo es poco decir. Calificarlo de chic, una obviedad.

20130529_142242

Sigue leyendo

Cuando Perón quiso dividir Recoleta en dos

la-biela_633036Esta historia me fue contada una noche en La Biela. Café Notable. Tanto como la anécdota, a la que nunca dí crédito. Pero, hoy, en tiempos de relatos de todo tipo, éste merece ser narrado. Lo transcribo como la recuerdo de boca de un veterano dandy que conocí por fortuna. El derrocamiento del General Perón en manos de la Revolución Libertadora (1955) fue la maniobra militar disuasiva más espectacular que registre la Historia Mundial. El drástico corte institucional ocultó otro menor que el grupo de revolucionarios libertadores se ocupó celosamente de encubrir. El verdadero motivo de la revuelta hoy puede resultar insignificante, pero no lo fue en el contexto de la época. El General Perón pensaba dividir Recoleta en dos creando un nuevo barrio llamado: Barrio Presidente Perón.

cementerio_recoleta duqeLa idea de secesión se la acercaron a Perón un grupo de arquitectos, comunicadores, urbanistas y, por sobre todo, estrategas políticos. Reitero, así como la leen me la contó mi gentil y casual “compañero”. La intención era fundar una nueva Berlín del Sur y para asemejarse a la capital germana como puerta de ingreso al nuevo barrio iban a utilizar el frontis del Cementerio.

El germen del plan llegó a Buenos Aires en un submarino alemán con nazis que escapaban de los Aliados pero, principalmente, del Juicio en Nüremberg. “Y”, agregó para darle mayor veracidad al relato mi elegante relator, “el archivo de la Dirección Nacional de Migraciones registra el dato”. El infundado Barrio Perón tendría anchas avenidas, boulevares forestados, parques, monumentos iconográficos. Sus límites eran las Avenidas Callao, Las Heras, Coronel Díaz y Santa Fé.

say no more1

Sin embargo, lo que verdaderamente colmó la paciencia de los revolucionarios libertadores fue la voracidad peronista que pretendió estirar el límite norte –Coronel Díaz– hasta la Avenida Sarmiento, frente a la mismísima Sociedad Rural y a escasas cuadras del Regimiento de Patricios. Say no more. Game over para el nuevo barrio Nac & Pop.

Esta extralimitación fue entendida por la cúpula militar, pero también por las familias patricias y recoletas, como una mojadura de oreja insostenible y el inicio del fin del gobierno del General.

1181936335

Muchas veces los grandes hechos de la Historia surgen como consecuencia de otros menores que actúan de disparadores de profundos cambios. La creación del Barrio Presidente Perón se archivó definitivamente como proyecto, aunque la Resistencia peronista actuó clandestinamente durante muchos años hasta lograr sellar entre las partes contendientes. El acuerdo contó con importantes escribanos del barrio y con más el auspicio de agentes inmobiliarios de la zona. En una mesa de La Biela, la misma que por casualidad ocupé la noche en que me fue narrado este relato, se pactó enterrar definitivamente el Plan Maestro aunque se autorizó escindir en el imaginario colectivo porteño una división barrial. Recoleta se pobló de edificios menos pretenciosos para vecinos nacionales y populares bajo otro nombre: Barrio Norte.