Filosofía barata y medialuna de grasa III

Cultura. Identidad. Patrimonio.

Tengo la devota práctica de entrar a un café, a diario, a media mañana. Desayuno en casa, pero la segunda mañana sucede en un café. Llueva o truene. Mientras no estemos en cuarenta estricta por algún virus herético. A este rito lo llamo: Misa de 11. De vez en cuando, para no pecar de pesado, me gusta compartirlo en redes. La ceremonia del café en Buenos Aires tiene un profundo vínculo con las costumbres religiosas. La liturgia no se reduce sólo a la asistencia a misa. El espacio físico también es percibido como un templo. Es el antropólogo y filósofo Rodolfo Kusch (1922-1979) quien mejor definió el sagrado ritual de ir al café o bar cuando lo compara con las ruinas de Tiahuanacu y las concepciones de las culturas prehispánicas. Cito textual:

[…] Toda esta penosa lucha por entrar en el café y llegar a la mesa ¿no parece como…

Ver la entrada original 350 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s